¡El showman de los sonidos en México! Sonido Pío, Sensación Latina.

EPS Sonido Pio FB2

Esta es una de nuestras pocas salidas que hemos tenido este año y que esperamos ir aumentando porque nos retroalimenta, nos abre perspectivas y nos llena de vitalidad, nos genera una energía incomparable, somos consientes de ello y lo comentamos mientras caminamos sobre Eje Central rumbo a la calle de Norma, entre los puestos del tianguis que se desborda por las calles de alrededor, en alguno de esos puestos está el puesto de discos de Sonido Pío, Sensación Latina.

El tianguis tiene bastante vida hay muchos puestos de comida y de objetos de segunda mando, unos bastante bien cuidados. Mariana y Livia ya conocían este tianguis, me dicen, yo sólo lo había visto algunas ocasiones en que he pasado sobre eje central a bordo del trolebús pero nunca lo había caminado.

A tres cuadras de haber entrado sobre la calle de Dr. Norma,  creemos estar ya en el punto, cruzamos a la acera del otro lado de la calle dirigiéndonos a la entrada de una unidad de renovación, no vemos a la mano el puesto de Sonido Pío, damos media vuelta y preguntamos por Pío Castellanos al vendedor más próximo, el señor nos mira extrañado mueve un poco su cabeza como tratando de localizar la información en alguna parte de su memoria pero hay algo que no conecta, de pronto es como si se le encendiera un led verde y exclama: ah! Nooo, pregunten por Sonido Pío o Sensación Latina! Si no, no lo van a encontrar, él está más para allá, nos dice al momento que se gira y camina hacia el sentido de la calle al poniente y nos señala con la mano. ¿Ven eso  rojo que se ve allá? Ahí le dicen el laberinto, él está ahí, luego luego lo van a ver. ¡Gracias! Muy amable, le respondemos.

Continuamos nuestro camino sin perder de vista el punto señalado y viendo lo que se vende alrededor. A Livia se le antoja una manzana verde, Mariana por el momento no quiere nada, yo veo un puesto de aguas, veo tres vitroleros, uno lleno de lo que puede ser agua de jamaica, otro de horchata y uno más pero de agua de nuez, se notan los trozos navegando, pero lo pienso dos veces… no lo sé, hemos caminado bajo el sol y algo de agua con hielo puede venirme mal, decido que más tarde estará bien.

Caminamos unos pasos más entre los puesto y nos encontramos con el sonriente Sonido Pío atrás de una mesa que esta tapizada de discos con portadas caseras en sobres de celofán, de fondo se escucha el ajetreo del tianguis pero domina una cumbia que está por terminar. Su sonrisa es sincera, de aquellas que brotan de todas las facciones del rostro. Pasamos a la parte de atrás y nos saludan con un abrazo.

IMG_9398

-¿Entonces aquí es tu negocio? (al momento que pregunto está sonando el intromix de uno de los CDs que ahora vende: ¡Sonido Pío, Sensación Latina, el showman de los sonidos en México!)

-Sí es éste, nos dice extendiendo los brazos, es que también aquí vivo, y señala hacia dentro de la  unidad que antes del temblor de 1985 ostentaba cuatro o cinco entradas por las diferentes calles que la bordean, de ahí que se le conozca a la fecha como El Laberinto, es de esos lugares que se han transformado pero que tienen la magia de la costumbre en el nombre. Pero antes vendía en otro lado, por allá –señala hacia el sur- por la calle de Panamá, allá vendía discos de acetato, puro tropical. Su puesto actual no es cualquier puesto, los tubulares son de estructura de carga para bafles, tiene una lona azul que lo protege del sol y esta tapizado de discos de cumbia y salsa de los éxitos viejos que es lo que le gusta a mucha gente de aquí, hay buena memoria. También hay en el puesto fotos donde está con vecinos, con amigos y con su staff técnico “Las estrellas doradas”, al parecer fue el primer sonido en ponerle nombre s su staff.

-¿Y cómo se llama este tianguis?

-Pues se le conoce de diferentes maneras, unos le dicen el tianguis de la Pulga de la Doctores, lo fundó hace muchos años el señor Longino.

-¿Y qué paso con la venta de acetatos?

-Pues como todo, se acabo, bueno ya sabes, se vino el cd y remplazo al acetato o  eso creímos porque ya ves ahora, están de regreso los acetatos. Y tantos tenía que incluso tiramos mi esposa y yo muchos, los tenía guardados pero como ya no se usaban, pues estorbaban o eso pensamos.

-¿Y no los extrañas?

- Uyyyy que si los extraño, imagínate, tenía un montón, ahora estaría tocando con ellos. Tenía muchos.

-¿Con quién comprabas tus discos?

Los compraba con Carlos Campos Jácome frente a la XEW en ayuntamiento, con Manuel de Sonorámico, pero en ese entonces no tenía su local del centro, iba a su casa, también en Discos Medellín con los Peréa. Eso fue entre el 88 y el 94… sí, compraba muchos discos. Aún conservo algunos –brillan su rostro y sus ojos- , tengo 7 u 8 volúmenes de los Taironas de Oro y de Los Titanes de la Salsa en varios de ellos aparecieron sonideros de la época, las disqueras nos invitaban para así promover la música, era muy bonito, claro al principio más bien nosotros los buscábamos a ellos, deambulábamos por Discos Fuentes, Musart, RCA para que nos dieran promociones, discos gratuitos donde los éxitos, pero todo eso cambio, después sólo tocábamos nuestros éxitos, en esa época cambio mucho el panorama hasta con las radiodifusoras, Radio onda se convirtió en la sabrosita y la Tropi Q en la K Buena.

Sonido Pío Sensación Latina, nació hace 31 años, un 19 de marzo de 1982 poco más de la mita d del tiempo que lleva viviendo en la Doctores, que no son ni más ni menos que 54 añotes. Cuando Pío era un chaval de 10 u 11 años, un vecino organizaba fiestas en la vecindad, era un vecino que era gay y que le encantaba bailar –nos dice. Y se contrataba a un sonido de la zona conocido como Sonido el Yerberito, con éste sonido escuchó por primera vez a la Matancera y de ahí se enamoro de la música tropical, fue lo que se dice amor a primera oreja.

Mientras nos narraba, ya había pedido a su ayudante que trajera barbacoa, refrescos y una cerveza para recibirnos, pero Livia y yo ya hemos desayunado, sólo Mariana le entra con buen diente al consomé y a un taquito de barbaca y nosotros de buena garganta le entramos a la chelita. En esas estamos cuando una pareja entrada en edad le preguntan por un disco, Pío se acerca a ellos para atenderlos y le pone a sonar un par de discos indicándole a la señora quien canta en ellos, suena otro intromix pero esta vez con la voz de un niño: “¡Oye Pío, pon un discorecuerdo chingón chingón!”. El ayudante de Pio está atento a la venta mientras suda por el calor del consomé.

IMG_9314

Termina de atender y le preguntamos si conserva carteles de los bailes.

-… tenía muchos, pero ya no,  eran parte de la decoración de la habitación, los que me gustaban los pegaba en las paredes de mi cuarto y hasta en el techo, pero igual salía otro cartel y veía cual me gustaba menos para hacerle espacio al nuevo. Al fondo se escucha “Un sueño nada más” de Polo Montañez. Algún buen recuerdo le cruza la memoria a Pio y sonríe, pero debe ser uno de esos recuerdos que también cruzan el corazón porque sus ojos enrojecen, es una persona intensa, seguro ha vivido la felicidad y el amor a puños llenos y a puños también los golpes de la vida que entristecen y enturbian la razón.

A mitad de los 80s y mitad de los ó 90s fue cuando más carteles coleccionó, había bailes por todas partes, los sonidos iban y venían porque había tardeadas toda la semana y tocadas fuertes los viernes y sábados, a veces los domingos también, los bailes estaban por todas las colonias, era muy bonito porque además había mucho compañerismo, si tu necesitabas unas rakonas, bafles, o unas luces para un baile fuerte ibas con un sonido vecino para que prestara equipo y tenías el apoyo. Y las disqueras también nos buscaban para que tocáramos su música, nos decían: esta es la buena, la que andamos promocionando. Y nosotros les contestábamos, pues la promocionarás tú porque a nosotros no nos gusta esa chingadera, jajajajajajaja-reímos todos. ¡Qué íbamos a andar tocando lo de la radio! para eso muchos compañeros ya andaban viajando y trayendo la buena música. Fueron los años fuertes del sonido… pero con Cárdenas se terminaron los bailes, fue cuando empezaron a prohibirlos, nos dice Pío.

Los ochentas también fueron años intensos para su vida, en el 29 de noviembre del 81 nació su hija que hoy tiene 31 años, mucha felicidad, ella años después sería la voz de algunos de sus espots o intromixes. Pero ese mismo año (1981), fallece su mamá. Pío hace un ovalo protector con sus brazos y nos dice que murió en sus brazos, el enrojecimiento anterior resurge pero esta ocasión los ojos se le desbordan y las lágrimas fluyen y se las retira con el antebrazo… Me caí hasta el fondo, nos dice y toma aire… Fue la primera vez, la vida es así pero también aprendes a levantarte, era mucho dolor. Pero el 6 de febrero del 82, cumpleaños de su difunta jefecita, él decide llorarle por última vez y emprender algo nuevo con su vida, ser sonidero, el 19 de marzo tiene su primer baile, a unas cuadras de aquí, en la calle de Panamá.

IMG_9274

El ambiente en el tianguis empieza, llegamos algo temprano pero ya es medio día, la gente va y viene comprando las cosas para la comida, chachareando, comprando música o simplemente paseándose por ahí, varios vecinos han pasado a saludar a Pío o a comprarle música, se ve en todos que es querido, además de ser el sonido reconocido de la colonia, ha sido representante vecinal, como muchos o casi todos lo de su generación perteneció al PRI pero en algún momento de la vida política de esta ciudad, como muchos otros también, se enlazó con el PRD.

Los lugares de la fiesta sonidera en estos rumbos eran en el Barrio Panamá y Barrio el Laberinto. La Changa “el rey de reyes” venía seguido a a tocar, fue él quien me apadrino, subraya Pío con una gran sonrisa, en 1986, tomo una botella de vino y la estrello contra el bafle, esto fue en la pista El Laberinto, también se le conocía como La Escondida. Pero mi primer tocada con La Changa fue en mi 8tvo aniversario. Después vinieron otros buenos aniversarios, en 1992 estuvimos juntos: La Changa, Perla Antillana, Soundset y Pío, Sensación Latina. Otro baile muy importante fue aquel en que por primera y única vez se cerró el Eje Central para un Baile (dato importante ya que es una vialidad primaria de la ciudad), fue en 1998, cuando SOCICULTUR organizó lo que fueron las 7 Tocadas Capitales: estuve yo, Cañaveral y Los Yairas.

-Oye Pío ¿cómo iniciaron los bailes en el monumento a Lázaro Cárdenas?.

-¡Ah! Eso fue porque cuando estaba Dolores Padierna como jefa delegacional en la Cuauhtémoc, comenzó a hacer plazas de baile, en la  Alameda Central, en la Ciudadela y aquí, pero nosotros queríamos algo del barrio para el barrio, así que metí un proyecto a la Territorial Obrera-Doctores, nos costó trabajo, pero en el 2005 nos dieron la plaza. Yo la verdad venía de abajo, porque si me había ido muy bien a finales de los ochentas y los noventas, pero ya sabes, el pinche ego se me subió mucho y también hasta el fondo me tiró; pero nunca se me va a olvidar cuando mi hermano Raymundo, Mundo el Marinero, que siempre ha estado conmigo, me dijo sobre la plaza: “esta es una oportunidad de resurgir, carnal” y entonces volvimos para levantarnos como debe de ser pero claro, tampoco fue fácil como se escucha.

IMG_9347

Al momento que nos comparte esta experiencia se aparece frente al puesto un señor con un sombrero blanco con detalles en tono madera y ala corta, una camisa igual blanca, una mezcla de algodón con lino, bastante elegante y con una gran sonrisa le pregunta a Pío si tiene algo de Pepe Bustos, en su diente frontal destella un diamante, no deja de sonreír. Pio lo saluda con mucha familiaridad y le devuelve la gran sonrisa con disco en mano. De fondo la música no para y los clientes tampoco, Pío nos plática, nos comparte, atiende su negocio y supervisa a sus ayudantes que muevan el equipo del sonido para llevarlo a al Monumento a Lázaro Cárdenas, donde en unas horas iniciará ese baile que ya es un ritual festivo que se desarrolla cada ocho días, y mientras tanto estamos escuchando Cumbia sobre el mar (http://www.youtube.com/watch?v=EuOzwrITYu8) y llega otro vaso con una deliciosa cerveza fresca que pidió Pio nos trajeran, está en todo el maestro Sensación Latina.

Nosotros felices, tiene tiempo que no salíamos a campo, nada como salir y encontrarnos con un humano como Sonido Pío, Sensación Latina en el corazón de su barrio, Mariana esta sonriente de molar a molar, Livia se ha paseado un poco en el Laberinto y ha regresado cargando un cachorro de mastín tono gris, el sol cae espléndido, es una excelente mañana.

IMG_9448

La primera vez que tocaron en el monumento a Lázaro Cárdenas, el primer escalón que tuvieron que pisar para salir del sótano donde lo había depositado su ego, él, Pío, estaba terminando de conectar los cables y su hermano El Marinero le dijo: No hay nadie ¿qué hacemos? Pío sintió otro fregadazo en la quijada, le brotaron unas lágrimas en ese momento frente a la plancha del monumento. Le contesto a su carnal que en 3 meses tenían que levantarlo, y así fue, bueno quizá un poco más, pero después ya había grupos tocando, otros sonidos invitados, comida, la plaza estaba a reventar cada ocho días, bailes muy bonitos, repletos de gente bailando y disfrutando de un buen baile sonidero casi en el ombligo de la ciudad cuando ya nadie podía hacer bailes.

La explanada del monumento se gozó, la gente la hizo suya, hicieron suyo también el sonido; Pío recuerda cuando la gente le gritaba pidiendo que pusiera las “´Sólo mías” que son canciones que formaran parte de su disco póstumo, las canciones que él siente formaran siempre parte de su vida, de sus viviencia y que ha dicho siempre que ya le dijo a su gente que deben poner cuando él falte. Entonces el monumento a Lázaro Cárdenas retumbaba con Busca por dentro) y pero el éxito de la plaza era Un vestido bonito, con esa la plaza bailaba a lo que daba. Y qué tal Las Castañuelas, el tema con que conoció a su esposa. Con esos éxitos Pío, Sensación Latina le decía a la gente por el micrófono: ¡nadie les ha hecho el amor bailando como yo!.

IMG_9409

La explanada era lo que Sensación Latina, puro sentimiento a flor de piel, la plaza entera lloraba con Por qué te fuiste con La Suprema Corte Orquesta, esa salsa es de mi mamá, dice Pío con los ojos enrojecidos y con la voz colmada de sentimiento.

La plaza se llenaba de de familias completas, festejando las fechas importantes, el día de las madres, el día del niño, el día de reyes, en esta fecha luego colectábamos juguetes para regalarlos, una cosa bien bonita, nos dice Pío, son cosas que no olvidaré. La verdad es que yo nunca tuve reyes magos, nunca llegaron a mi casa porque mi jefe no vivía con nosotros, por eso a mí me llenaba de felicidad poder hacer esto con todos los amigos y vecinos, llevarles juguetes a nuestros niños.

Pero hubo un día que sí la gente me partió, el día del padre. Lo estábamos festejando en la plaza y en ese momento yo había puesto un tema que me toca el alma Padre e hijo, cuando de repente mi papá, que vive en Cuernavaca, vino de atrás de la gente para pararse en medio de la plaza, no pus de plano me doblé, y la gente de la plaza también, fue lo más bonito que me han dado.

IMG_9419

Esa fiesta en la plaza duró 5 años, tuvimos de todo, dice Pío emocionado, después terminó… ya saben la grilla, la delegación nos tumbó, empezaron que querían meter más sonidos, después que unos grupos y luego ya no había espacio para nosotros y después simplemente pararon todo, ya no había nada.

Hoy estamos nuevamente dando la batalla, volviendo a calentar el lugar, ya ven ahorita el sonido ya se fue para allá, yo en un rato cierro y me voy con los muchachos que ya deben estar montando, el baile inicia como a eso de las 4 de la tarde pero como entre 6 y 7 está en su apogeo, enfatiza Sonido Pío Sensación Latina y nos invita invitando a todo el mundo: ¡Cáiganle!

Retumbando desde el centro

Fausto Perea de Eckos Sound conecta el equipo. Lo prueba, le sube. Y retumba el edificio del Centro Cultural de España, de adentro para afuera. Se escucha en el  Calmécatl, que está debajo del Auditorio. Saludos, Mictlantecuhtli! Ya llegaron los sonideros!!!  Sonido Alianza El Mexicano viene de Los Ángeles con la cabina de transmisión para Sonideros.TV  Al rato se suma el equipo de La Rakona, se monta del otro lado del escenario. El Sonido Martines prueba los tornamesas, están de lujo. Llega Pedro Perea de Sonido La Conga y lo deja perfecto.

Se abre el acceso al público y comienza el baile. Finísima, la Dinastía Perea del Peñón de los Baños levanta la espuma: Pablo Perea de Sonido Arcoiris, Manuel Perea de Sonido Fascinación y María de la Luz Perea de Sonido La Morena baten suavecito esa pista, se mueven los pies, las caderas. Arriban los Latin Kings y se abre grande la rueda. Entra La Conga. Se bate un chocolate espectacular, adentro y afuera.

A las siete llega Ramón Rojo de Sonido La Changa. La gente aplaude que te aplaude, le dice de plano ¡te amamos! Entonces presentamos Sonideros en las aceras, véngase la gozadera. Estamos sobre el escenario Marco Ramírez, Ander Azpiri del CCE, Ramón Rojo, Mariana Delgado, Marisol Mendoza, Lupita La Cigarrita y Livia Radwanski, que toma y toma estas fotos. Es un momento muy emocionante, lleno de agradecimiento.

Sigue tocando El Rey de Reyes, La Changa. En la pista brillan la sonrisas, los saludos se levantan. Luego estrenamos a Sonido Martines en México; Lupita La Cigarrita es su MC. Los acetatos son peruanos, están perronsísimos. Termina el baile Sonido Alianza el Mexicano. Todos contentos se toman fotos en el vestíbulo.

Saludos a Carmen Jara, a Sabor Sonidero, a la Sonora Dinamita, a la Peque y a su hija, a toda la familia de Sonido Duende, a Ángel Campos, al equipo de Sonido La Conga y Sonido La Changa, a Olga que es tan fina bailarina, a La Miguela y Sus Edecanes, a Mundo Sonidero, a Tumbona Ediciones, a Andrea y Pedro y Jorge que estudian el movimiento sonidero, a todos los que nos acompañaron en esta hermosa, gozosa presentación.

Llegó la gozadera: El libro sonidero ya está en las aceras (digitales)

A la Familia Sonidera,

Estuvimos en altamar sin brújula y sin motores, viviendo quiebres pero también sanando, entonces poco a poco comenzamos a reestructurar la nave y comenzamos a avanzar y a mirar, nuevamente, aves volar sobre nuestros cielos azules. Esas aves han sido ustedes, que de una forma u otra manera nos recordaron el camino que habíamos trazado hace tiempo y que había que retomar, entonces por fin llevamos el barco a buen puerto.
Les presentamos el libro electrónico Sonideros en las aceras, véngase la gozadera, al cual aportaron generosamente el fruto de su conocimiento, su trabajo y por supuesto de su vida, porque todos los que colaboramos en esto no nos dedicamos a esto por obligación sino, por fortuna, debido al placer que representa en nuestras vidas. Muchas gracias por su confianza y por su amistad, estamos seguros que este esfuerzo será disfrutado por muchos lectores, y esperamos que también sea criticado.

El libro Sonideros en las aceras, véngase la gozadera se puede descargar gratuitamente desde estos links:

Desde Tumbona Ediciones, una página en pantalla (15MB, PDF), AQUÍ
Desde Media Fire AQUÍ  (15MB, PDF) y AQUÍ 
Dos páginas desplegadas en pantalla, como libro (bien bonito, 15MB), AQUÍ PDF.
En Beyond Digital,  versión una página, baja AQUÍ
Desde Scribd, AQUI
También le pueden dar una ojeada en Issuu
Esperamos tener las versiones para kindles y similares en breve.
Algunos de ustedes estarán con nosotros en la presentación en el Centro Cultural de España este 16 de febrero, otros por razones de distancia no, pero esperamos nos puedan acompañar siguiendo la transmisión en vivo por Sonideros.TV
Ahora sí, como muchos sonideros dicen: Vámonos Palanteeeee !!!
Para lo que se ofrezca, quedamos de ustedes.
Reciban un abrazo colmado de agradecimiento,
Livia Radwanski
Marco Ramírez
Mariana Delgado
Tumbona Ediciones
Compartimos con ustedes otras portadas que consideramos  para el libro: